TRIBUNA: El silencio de los medios: Los estibadores han ganado

Origen: TRIBUNA: El silencio de los medios: Los estibadores han ganado
El pasado jueves 29 de junio, después de más de cinco meses de lucha y tras largas jornadas de duras negociaciones, estibadores y patronal alcanzaban un acuerdo que ponía fin al denominado como “conflicto de la estiba”. La reunión celebrada entre los sindicatos de estibadores y la patronal Anesco finalizaba con la firma de un acuerdo que garantizaba la subrogación del cien por cien de los trabajadores portuarios.

El comunicado oficial, lanzado conjuntamente por los sindicatos y la patronal, rezaba: “Anesco asume la garantía de la continuidad del empleo del 100% de los trabajadores de la estiba y los sindicatos ratifican los compromisos adquiridos el 29 de marzo”. En consecuencia, los estibadores desconvocaban los paros parciales previstos, poniéndose fin de esta manera a uno de los conflictos laborales de más duración e intensidad de los últimos años.

Esto es lo que usted, si es lector más o menos asiduo de los diarios de tirada nacional o un fanático de los informativos televisivos, conoce de la resolución del “conflicto de la estiba”. No obstante esta noticia, sin duda importantísima para la economía estatal – basta ver la transcendencia que tuvo el conflicto en los medios de comunicación – ha sido sorprendentemente relegada al cajón de sastre de los noticieros.

La respuesta a este misterio informativo sospecho que tiene que ver con algo muy sencillo de entender y a la vez muy complicado de revelar: los estibadores han ganado o, dicho de otra manera, la patronal y el Gobierno han perdido.

Sí, los estibadores han ganado. Efectivamente, y aunque no se lo crea –  y aunque no se lo cuenten los medios de comunicación – desde el pasado jueves este país es un poco más justo. Después de cinco meses de duras negociaciones y de tira y afloja entre estibadores y patronal, finalmente los estibadores consiguieron su gran objetivo: la subrogación del cien por cien del personal.

No fue fácil. Desde la aparición del conflicto hemos tenido que asistir a una descomunal campaña de desprestigio contra los estibadores. La maquinaria del sistema, encabezada por los medios de comunicación afines, consiguió que cada día recordáramos que los estibadores eran unos “privilegiados”. ¿Si ya habían podido con otros colectivos de trabajadores porqué no iban a poder con ellos?

En su primer intento, el Gobierno de Mariano Rajoy sufrió una derrota histórica al no poder aprobar el decreto de la estiba que precarizaba el trabajo de los estibadores y reducía considerablemente los derechos conseguidos durante décadas. Al segundo intento, gracias al voto a favor de Ciudadanos y PNV y a la abstención de PdeCat, el ejecutivo sacó adelante el decreto, el cual atentaba contra los derechos de los trabajadores. La “liberalización del sector” traía consigo la precarización del trabajo en uno de los sectores económicos más importantes del país. El 20% del PIB estatal (200.000 millones de euros anuales) y el 86% de las exportaciones eran un trozo de pastel demasiado jugoso como para dejarlo en manos de esos “indeseables sindicatos”.

No obstante los estibadores, colectivo obrero con décadas de lucha sindical a las espaldas, no iban a quedarse de brazos cruzados. A principios de junio dieron un paso adelante e iniciaron unas jornadas de huelga que paralizaron estratégicamente los puertos. Con unas pérdidas de 50 millones de euros diarios y con pocas expectativas de poder resquebrajar la voluntad de los sindicatos, la patronal y el Gobierno han tenido que ceder. La constancia, la unidad y la lucha de los trabajadores y trabajadoras de la estiba se imponía a los intereses de las empresas privadas y de los inversores internacionales.

Pero no se preocupe, que todo esto los principales medios de comunicación no se lo van a contar. No le van a contar que las sucesivas jornadas de huelga iniciadas el 5 de junio a nivel nacional paralizaron todos y cada uno de los puertos del país, lo que repercutió directamente en los beneficios de las grandes empresas portuarias. No le van a contar que el mismo día que se firmó el acuerdo, el 29 de junio, estaba convocado un paro de dos horas a nivel internacional impulsado por la principal organización internacional de estibadores en solidaridad con los estibadores españoles y en contra de las “políticas ultra-liberales de la Comisión Europea”. No le van a contar que desde el principio se intentó dividir a los estibadores intentando negociar de manera independiente con cada uno de los puertos. Por supuesto tampoco le van a contar que tanto la patronal como el Gobierno de España recibieron sendas negativas a su intento de “divide y vencerás”.

¿Sabe por qué no se lo van a contar? No se lo van a contar porque los estibadores han demostrado que la lucha obrera organizada puede vencer; han demostrado que la unidad y la constancia son herramientas indispensables para que la clase obrera conserve aquellos derechos laborales que las alargadas garras del liberalismo quieren arrebatar a los trabajadores.

Por eso la victoria de los estibadores es la victoria de todas aquellas personas oprimidas por el sistema. Es la victoria de todos los trabajadores precarios, de los parados de larga duración, de los prejubilados forzosamente, de los jóvenes que buscan su primer empleo, de los que no llegan a fin de mes y de las familias desahuciadas. Es la victoria de los oprimidos contra los opresores. La victoria de los trabajadores contra el sistema capitalista.

Por esta razón, porque la historia de la lucha obrera tiene que ser contada, es nuestro deber como trabajadores, como sociedad civil, que esta victoria no quede en el olvido. Debemos escribir, hacer charlas, difundir por cualquier medio que esté a nuestro alcance… su lucha debe servir como ejemplo para otros colectivos, presentes y futuros.  En definitiva, que se sepa su historia.

Por último, creo que no puedo acabar este artículo sin recordar a todos aquellos trabajadores de la estiba que han muerto o resultado heridos de gravedad realizando su trabajo. El último el mismo día 29 en el puerto de Vigo, cuando a un trabajador le cayó sobre la cabeza “un bloque de granito de 30 toneladas”. Terrible la noticia y terrible el silencio de los medios.

Decía Mahatma Gandhi que “la fuerza no proviene de la voluntad física sino de la voluntad indomable”.  Los estibadores han sido eso, indomables. Que el silencio de los medios no nos afecte: los estibadores han ganado. 

Ni un paso atrás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s